ESCOBU-VERANEANDO: SUPERSTICIONES VIAJERAS

FacebooktwitterpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwitterpinterestlinkedintumblrmail

Una variante supersticiosa es aquella que hacemos cuando viajamos (los viernes-13 los billetes de avión son más baratos) y vamos a una ciudad, tanto en España como en el extranjero. Entonces solemos hacer algo que hemos visto o leído, en la creencia de que eso nos dará suerte, dinero, amor, inteligencia, concede deseos o nos hace volver a esa misma ciudad. Y esa especie de ritual abarca aspectos tan diversos como lanzar monedas a una fuente, tocar los atributos sexuales de una estatua (como el pecho de Julieta en Verona, los testículos del toro de Wall Street o los de Víctor Noir en el cementerio de Pere Lachaise), incluyendo el hocico de Il Porcellino en Florencia, meter la mano en “la boca de la verdad” en Roma o poner “candados del amor” en cuanto puente encontremos en el camino. Muchas de esas supersticiones son modernas, otras son absurdas y otras simpáticas que realizamos por el ¿y si sí? No hay ciudad que se libre de ellas, como ocurre en Cádiz donde el escritor José Manuel Serrano Cueto, desde su Museo del Terror, nos contará lo que hay que hacer en el famoso “callejón del duende”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.