escobula-451-La música de los dioses

PROGRAMA 451: LA MÚSICA DE LOS DIOSES

FacebooktwitterpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwitterpinterestlinkedintumblrmail

Para saber el origen de la música hay que remontarnos a épocas prehistóricas donde nuestros antepasados hacían sonidos con lo que tenían a mano, fueran piedras, madera o estalactitas. Luego se fue sofisticando con la elaboración de flautas, tambores, liras y siringas, pero casi siempre su finalidad era ritualista o con el propósito de contentar a los dioses. Para hablarnos de este sonoro y apasionante tema, contamos con el director musical y compositor Luis Antonio Muñoz, autor de “Homo Musicalis”, que resaltará la importancia de la música en el desarrollo de nuestra inteligencia, de la cueva como templo auditorio sagrado, de la evolución de la música y las canciones dedicadas a los dioses, sean Amón, Orfeo o Cristo, a través de los himnos, el canto llano, el canto gregoriano o las horas litúrgicas. Sin olvidarnos del sonido de la naturaleza, sobre todo del que emiten animales como elefantes y delfines o el “lenguaje de las aves”. Por su parte, Marta Sanmamed nos hablará de la música de las plantas que disponen de la capacidad de aprender y comunicarse, poniendo los ejemplos de la Mimosa púdica o la Venus atrapamoscas. Ah, y Marcos Carrasco nos hará una demostración de cómo suena un diyeridú, instrumento de viento tradicional de los pueblos aborígenes australianos. Porque la música nos relaciona con todo aquello que nos hace más humanos y más divinos.


OBRAS MENCIONADAS DURANTE EL PROGRAMA (POR MANUEL BERROCAL):

La música ha estado con el ser humano desde casi antes de ser considerado humano. Luis Antonio Muñoz, ya conocido por los seguidores del programa,  nos trae su libro HOMO MUSICALIS: HISTORIA DE LA EVOLUCIÓN MUSICAL Y LA INTELIGENCIA HUMANA (La Esfera de los libros, 2022) donde analiza la importancia de la relación entre la música y todo aquello que nos hace humanos.

homo musicalis luis antonio muñoz

Desde la cueva símbolo de la antigua creencia hasta los conciertos actuales , la música se ha ido convirtiendo en un elemento divino a través de los cantos, dónde Orfeo y Cristo se transformaron en dioses que resuenan, así la música pasaría de los cantos divinos al canto llano. La música mundana encontraría su origen en el mundo de la naturaleza o el canto de los animales o del mismo viento entre las plantas.

La tierra, el agua y los ciclos de la naturaleza crearían con el factor tiempo ritmos, que serían la base para la música.

El desarrollo de la música y el desarrollo de la inteligencia son directamente proporcionales y han ido centrándose en odas las actividades que han marcado al ser humano: la religión, la naturaleza, el cosmos, el humor e incluso la guerra. Convirtiéndose, desde algún momento en nuestro pasado, como elemento crucial en el desarrollo de nuestra especie.

Existe una conexión biológica del sonido y la naturaleza, así como con los animales. Una sinfonía mágica que se identifica en el baile de los planetas.

Desde entonces ha ido evolucionando, convirtiéndose la música en símbolo del hombre y de su época. Desde un medio de comunicación con los dioses, a las partituras de exaltación de la paz y la naturaleza, hasta convertirse en representantes de la guerra y la diplomacia, como se vería en la Guerra Civil Española dónde el país no sólo estaba dividido en dos bandos sino también por sus canciones.

Al hablar de cómo la música ha ido evolucionando con el hombre se valoró un libro muy particular LOS NEANDERTALES CANTABAN RAP: LOS ORIGENES DE LA MÚSICA Y EL LENGUAJE de Steven Mithen (Editorial Crítica, 2007) y la película BARAKA dónde la unión de la belleza de las imágenes y de la música resulta inolvidable (Director Ron Fricke, 1993).

Pues eso, que “la música os acompañe”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.